Home Page of this Web Site

Welcome Message by Ambassador

Speech by President at the U.N.

Speeches by Delegates to the U.N.

Staff at the Honduras Mission

Useful Information and Links

Contact Us by Email

Spanish Version of Speeches

 
 

Intervenciones y Discursos de los Delegados de  Honduras ante las Naciones Unidas

Parte 2

 

La Delegacion de Honduras ante la LIII Asamblea General de las Naciones Unidas


Intervencion del Excelentisimo Señor Presidente de la Republica de Honduras
INGENIERO CARLOS ROBERTO FLORES
Ante la LIII Asamblea General de las Naciones Unidas, 
24 Septiembre de 1998

Señor Presidente,
Señor Secretario General,
Distinguidos Delegados,
Señoras y Señores:
 

Me complace y me honra ser portador de un cordial y respetuoso saludo que por mi medio les presentan el pueblo y gobierno de la República de Honduras y los países que con ella conforman el Sistema de Integración de Centro América, cuya Presidencia Pro-Témpore me enorgullezco en ostentar.

Centroamérica, Señor Presidente, desea expresarle a usted su total complacencia por su merecida elección para presidir este Quincuagésimo Tercer Período Ordinario de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.   Su brillante trayectoria profesional y pública constituye prenda de garantía de que en el desarrollo de esta Asamblea, lograremos provechosos y significativos resultados.

Nuestra delegación también desea expresar su reconocimiento al Excelentísimo Señor Representante de Ucrania, Señor Hennadiy Udovenko, por el meritorio trabajo realizado durante la pasada Asamblea General.   Asímismo, expresamos nuestro más sincero reconocimiento al Señor Kofi Annan, quien en el desempeño de su misión como Secretario General de nuestra organización, ha dado muestras de un alto espíritu de trabajo y dedicación, en un período particularmente difícil para las Naciones Unidas.

Señor Presidente,
Señores Delegados:

Honduras ha luchado históricamente por arraigar en su suelo el Sistema Democrático de Gobierno, insertarse en la comunidad mundial como un Estado de pleno derecho y porque en su vida republicana e independiente impere el respeto por los derechos esenciales del hombre y sean efectivas las libertades públicas para todos sus habitantes.     Sin embargo, muchos de estos esfuerzos se han frustrado en algunas etapas lamentables de nuestro pasado, un pasado íntimamente compartido con los demás Estados de la Región Centroamericana.   Dichosamente, Señor Presidente, en las últimas décadas Honduras ha mantenido y fortalecido su democracia y sus instituciones internas, a pesar de las circunstancias convulsivas y deplorables que le tocó vivir a la Región Centroamericana como teatro involuntario de la guerra fría que nos fue impuesta desde afuera, junto con sus secuelas de conflictos armados indeseables.

En la hora  presente, los  gobiernos de Centro América trabajamos intensamente  en la    consolidación de  la paz y en el  espíritu de  conciliación interna  de nuestrassociedades.

Nuestra voluntad es firme en ese proceso y los logros alcanzados son realmente alentadores y una justa recompensa a esos esfuerzos.   Nuestra determinación es darle la espalda para siempre a las luchas fratricidas que nos han causado tanto sufrimiento y han diezmado nuestras energías para la construcción de una región próspera, democrática, libre y feliz, como corresponde al anhelo de nuestros pueblos y al empeño de sus gobiernos democráticos.

Debo decir en este punto, que aunque Honduras no fue el escenario directo de los  conflictos armados  de  Centro  América, si sufrió  las graves consecuencias de la inestabilidad, la inseguridad y la violencia de la región, a causa de lo cual miles de hondureños emigraron a otros países,   principalmente a Estados Unidos.  Por desgracia, no se ha hecho justicia a estos compatriotas nuestros, extendiendoles las mismas oportunidades y consideraciones migratorias de que gozan  otros centroamericanos. Confiamos en que prevalezca la cabal comprensión del sacrificio de Honduras en los pasados conflictos centroamericanos y se brinde a nuestros emigrantes las consideraciones que en justicia les corresponden.

Avances de la Integración Regional:

Por otra parte, los Presidentes de Centro América, en permanentes consultas y reuniones periódicas, estamos dando un extraordinario impulso a la Integración Regional en todos los ámbitos: económico, político, social y cultural.     Esta dinámica integracionista incluye  a  los  Estados de Belice, Panamá y República Dominicana, mediante   mecanismos  de   amplia   participación y   la    suscripción de tratados económicos  y  de   intercambios   bilaterales   y   multinacionales.  Aspiramos asimismo, a  una Asociación venturosa con la República Mexicana, como también pretendemos  que la región como un todo, goce de los mismos beneficios que ya han concertado para si los tres más importantes países del Norte de América.
 

Reformas ONU

Señor Presidente:

El Gobierno de Honduras felicita al Señor Secretario General de las Naciones Unidas y apoya plenamente sus esfuerzos en torno a la reforma de la Organización.

Existe una coincidencia en Centroamérica en que las reformas de las Naciones Unidas son una necesidad del sistema internacional que implica la ampliación de la membresía del Consejo de Seguridad.   Pero esta ampliación debe estar basada en la representación geográfica equitativa y en el consenso de los grupos regionales y de los mecanismos sub-regionales existentes.  Esta reestructuración deberá contemplar la revisión de sus procedimientos para garantizar una mayor representatividad, transparencia y eficiencia.

Terrorismo

El gobierno de Honduras apoya la iniciativa del Señor Presidente de los Estados Unidos para constituir una organización a nivel mundial, destinada a combatir el terrorismo.

Condenamos enérgicamente todo tipo de terrorismo, sin excepción alguna, pues consideramos que es una forma de crueldad humana que ninguna causa política, ideológica, religiosa o cultural puede justificar a la altura de esta civilización.
 

Tráfico de Drogas, Crímenes de Guerra, Desminado y Ensayos Nucleares

Sobre el tema del control del tráfico ilícito de drogas, nuestro gobierno reitera su respaldo a la Sesión Extraordinaria de la Asamblea General sobre esta materia.    Centroamérica, por su posición geográfica estratégica, corre el peligro de ser convertida en una zona de producción y comercio de estupefacientes indeseables, por lo que debe recibir el mayor apoyo internacional para combatir esa amenaza.

Igualmente, vemos con beneplácito los avances logrados por la Conferencia Diplomática de Roma, dirigida a crear una instancia judicial de jurisdicción global, para enjuiciar y condenar a individuos por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad.

Honduras ha sufrido en carne propia y ha pagado con numerosas  víctimas por el uso de minas anti-personales.  Por consiguiente estamos prestos a respaldar la convención sobre la prohibición   del uso, la acumulación, la producción y  la transferencia de minas anti-personales, así como a cualquier medida que se tome para la destrucción de las existentes.

Es oportuno señalar, además, que los países de la Región Centroamericana vemos con preocupación y deploramos los recientes ensayos nucleares practicados en otras latitudes geográficas y abogamos porque entre en vigor y se aplique plenamente el tratado de prohibición completa de ensayos nucleares, como un paso importante en la eliminación total de estas armas devastadoras.

Incorporación Otros Estados

Honduras apoya los esfuerzos de la República de China en Taiwan para su participación plena en la ONU, lo mismo que en los organismos internacionales del sistema.   Estamos convencidos que las condiciones históricas han variado significativamente y que no se justifica el aislamiento internacional a que se somete a 21 millones de personas.

Mujeres, Jóvenes y Niños

Señor Presidente:

Dentro  de  otros   aspectos que consideramos necesarios reseñar, vemos   con satisfacción  el   avance de la mujer en la sociedad,   no   solo porque   le   asiste   el   derecho a la paridad sino porque su concurso nos  permite   vislumbrar   un  mundo  más  justo y más humano. 

Invitamos a los Estados a propiciar una plataforma de acción en la implementación efectiva de la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer.

De igual forma, considerando que los niños y los adolescentes son los sectores mas vulnerables de la sociedad, estamos dispuestos a respaldar con entusiasmo el llamado de la reunión  mundial de Ministros encargados de la juventud,  para la ejecución de programas nacionales, así como el desarrollo de un Programa de Acción Mundial para la Juventud en el año Dos Mil, como a fomentar las instituciones y programas destinados a asegurar a nuestros niños y jóvenes  como la reserva generacional y espiritual de nuestra Patria.

El Tema de la Globalización

Señor Presidente:

La globalización mundial es un tema de especial preocupación y de obligado examen en este foro tan importante como único de la humanidad,  porque la globalización coloca a los habitantes del planeta frente a un desafío de alcances jamás imaginados por el hombre en toda su historia.

Es verdad  que siempre la humanidad se enfrentó a retos descomunales en el   curso  de este milenio que estamos por concluir.  Hubo  grandes   sacudimientos   universales    que   cambiaron drásticamente  las formas  de  vida de  millones de  seres civilizados:  La   revolución  cristiana,  en   lo  espiritual.   Las revoluciones  liberales   de   Francia   y   Estados  Unidos,  en  lo político.   La revolución industrial, en lo económico, y la revolución rusa, en lo social.  En cada una de esas jornadas históricas se afectó de diferentes maneras el enfoque del hombre respecto de sí mismo y el papel de los Estados que han venido integrando para gobernar sus formas sociales de existencia.

Así, entre grandes aciertos y errores, entre esfuerzos titánicos, enormes sacudimientos y profusos derramamientos de sangre, arribamos a este siglo XX que estamos a punto de cerrar, para abrirle a la humanidad un capítulo nuevo, preñado de incertidumbres, expectativas, temores y esperanzas, representado por el primer siglo del próximo Tercer Milenio.

Este siglo XX, Señor Presidente, Señores Delegados, dejará a las futuras generaciones una herencia y una huella sin paralelo ni comparación en la historia del desarrollo humano.   Es el siglo que nos ha llevado a las grandes profundidades del micro-cosmos, como la desintegración del átomo y el desciframiento del código genético, todo lo cual nos ha permitido desencadenar, conocer y usar una cantidad impresionante de nuevos elementos de la materia y sucedáneos de la misma, con novedosas fórmulas de integración y desintegración de la energía nuclear, de la luz, del calor y del sonido.   El siglo de las grandes zancadas en todas las ciencias, encabezadas por las matemáticas, la física, la medicina, la química, la óptica, la genética, la psicología y la electrónica.

 Es el siglo de la era espacial y los grandes atrevimientos, sondeos y aventuras del hombre fuera de su planeta.   La centuria de las velocidades   vertiginosas   que    rompieron   la   barrera    del   sonido, y el de   las   comunicaciones   y   el   transporte   que   han hecho de la tierra, en efecto, una aldea global.    El siglo  de la información cibernética universal, que ha puesto   al   hombre   en   contacto   con   su   vecino   del hemisferio opuesto, como   antes   dos   amigos   solían   platicar   en   los  solares   de   su   casa,   apenas   separados   por la  cerca  de  un  jardín.  La computadora realiza hoy tareas que al hombre más ilustrado y hábil le habría   tomado   siglos   de trabajo hacerlas o nunca las habría realizado. 

Se mezclaron las razas y las culturas, influenciándose unas y otras, en un intercambio incesante de creaciones.     Y una masiva difusión de las ideas, las noticias, las modas y las novedades, como nunca soñó el hombre alcanzar en el curso azaroso de su larga existencia sobre la tierra.   El siglo de los cambios geopolíticos tan abruptos como inimaginables, tan colosales que el sólo impulso dejó atrás hasta a sus propios protagonistas.

Por  desgracia,   Señor  Presidente,   Señores  Delegados, también es el  siglo que se  recordará    con  tristeza, como el  de las dos  grandes hecatombes mundiales  y   de muchas  guerras  espantosas  aparentemente   locales  y   focalizadas.   El   de  las armas  termo-nucleares, tóxicos químicos  y otras de destrucción masiva.    El  siglo del terrorismo despiadado  y  sin sentido y también el de la temible pandemia del SIDA.  El siglo, en fin, de la más grande destrucción por el hombre de su entorno ecológico y de la pureza de su medio ambiente, que tiene seriamente amenazada la mera existencia de su propio planeta.   Nos preocupa, Señor Presidente, y con seguridad nos averguenza que este siglo también se recuerde como el de la pobreza más acentuada en una mayoría muy alarmante de países.  Nos desconsuela que cuando hay prosperidad, ésta se concentre en los más ricos y, en cambio, cuando hay crisis, ésta se propaga devastadoramente sobre los más pobres.

El Siglo de la Libertad

Pero si hay algo que caracteriza este siglo y lo distinguirá eternamente en los anales del género humano, es el tema, el afán, la necesidad y el valor de la libertad.   Nunca hemos batallado tanto y pagado precios tan altos por la libertad o la falta  de  ella,  como  en  esta centuria. Nunca se hicieron tantos intentos por destruir la libertad mediante sistemas, ideologías, regímenes y guerras, como nunca habíamos hecho los hombres épicas   hazañas,   más  hermosas  ni heroicas en defensa de la libertad o en procura   de  ella,  como  en   estas  últimas  diez  décadas del milenio.  Las grandes figuras que han colocado hitos en la historia contemporánea, son las figuras que negaron a sus pueblos la libertad o la conquistaron gloriosamente, aún a costa de sus propias vidas. 

Gracias a Dios que podemos decir, Señor Presidente, Señores Delegados, en este momento y ante este Foro Mundial, que la libertad ha triunfado y seguirá imponiéndose en cada rincón del mundo en donde todavía se le niegue y se le aplaste, siempre y cuando se den determinadas condiciones que le indiquen a nuestros pueblos que la libertad vale la pena como valor esencial del hombre y que luchar por ella y su mantenimiento es importante para su bienestar físico y espiritual.

Junto a la libertad está triunfando la democracia en todo el orbe, pero este avance para que sea constante, efectivo y duradero, también exige condiciones que deben cumplirse, a fin de que no perdamos el terreno conquistado, ni retornemos a las tiranías que con tanto trabajo y tanto sufrimiento nos ha costado derrotar.

He allí el enorme desafío del próximo milenio:   ¿Cómo conservar esa libertad; cómo hacer que se extienda hasta el último rincón del planeta; y la prueba final, cómo manejarla para hacer que funcione en beneficio de toda la humanidad?

Cambios Universales

Cierto que así como hay expectativas esperanzadoras y perspectivas alentadoras que debemos capitalizar, también hay mucha inquietud y hasta temores en nuestras naciones por estos cambios universales como rápidos.

La economía mundial ha evolucionado drásticamente en los últimos 25 años.   La globalización  económica ha abierto oportunidades  y  riesgos para todos los países del mundo.

No obstante, en este momento, es bastante claro que los beneficios   de la globalización no son compartidos por todos los países y que en muchos casos nos encontramos en un aumento en las disparidades entre países desarrollados y países en vías de desarrollo, inequidades que producen tensiones sociales y políticas en nuestros países y que amenazan gravemente los avances democráticos que tanto nos han costado.

En los inicios del proceso de apertura global, se sostuvo que la reducción de los flujos de  ayuda    al desarrollo se verían más que  compensados por los  beneficios comerciales y  por los flujos de   capital privado hacia nuestras regiones.  La verdad es que, aunque apoyamos la apertura comercial con medidas concretas, nuestros productos se han visto enfrentados en muchos casos con barreras de distinta naturaleza difíciles de superar.

La combinación de factores como  la  reducción de las ayudas al desarrollo, las barreras a las exportaciones de nuestros productos, la escasa movilidad de capitales privados o su excesiva concentración en determinadas áreas y el peso de la deuda externa se convierten en obstáculos fuertes al crecimiento  económico y al desarrollo social de nuestros pueblos. 

Creo que el momento es oportuno, Señor Presidente, para que hagamos una evaluación de lo que está sucediendo a escala mundial, a fin de tomar las medidas que impidan un mayor deterioro de las condiciones de vida de nuestra población y que promuevan un orden económico y social más justo.

Esta preocupación por añadidura, es legítima, sobre todo a la luz de lo que ha ocurrido en los ultimos días con las  finanzas de algunos países  del Sudeste Asiático y el Japón.  Esas son economías y sistemas que se nos pusieron de ejemplo a  seguir  y como paradigmas de lo que    se puede lograr con la  total liberalización  económica.   Rusia  siguió ese camino y  lo está   intentando, con  los resultados de  la  crisis,  esperamos que  momentánea, que ya  todos    conocemos al día de hoy. Todo lo cual significa, Señor Presidente, que la economía no lo es todo y que un revés en mantener los niveles de bienestar de un pueblo, a  través de sus aparatos  económicos y financieros, puede deteriorar rápidamente sus condiciones políticas y sociales, con el peligro inminente de que retrocedamos en los procesos democráticos y que expongamos, una  vez más,  el don preciado de la libertad por la que illones de hombres y mujeres ofrendaron sus  vidas en la presente centuria. 

Tan peligroso es la creación de grandes expectativas y esperanzas sobredimensionadas de bienestar y desarrollo, como las desilusiones que se puedan producir en nuestros pueblos cuando el sistema democrático y el nuevo orden económico no sean capaces de dar respuestas concretas a las necesidades básicas de nuestras naciones.    Es el riesgo del retroceso, la reversión de conquistas logradas y un volver a la inestabilidad, la rivalidad, la desconfianza y la pérdida de la paz interna y hasta internacional.

Bajo  la  presión de la globalización,  la modernización y los ajustes económicos,  hemos puesto en  juego,  ciertamente,  el  derecho a  una  vida mejor de millones de habitantes del planeta y de América Latina en particular.  En juego la identidad nacional de lospaíses y de las regiones frente   a un proceso cada vez más acelerado de  universalización y de asimilación, no siempre plausible.    Está en juego la vulnerabilidad o la resistencia de nuestras sociedades ante la avalancha de influencias, exigencias y patrones impuestos desde afuera, bajo las máscaras de los ajustes    estructurales y la modernización.

Está en juego  la estabilidad, ante el desarrollo masivo de ingenios violentos o simplemente rebeldes de los pobres, los marginados y los excluidos, al sentirse impotentes frente a muros que les impiden el acceso a la supervivencia, al trabajo, la educación, la salud y la seguridad, que son derechos esenciales y básicos, ampliamente consagrados por la Declaración Universal de las Naciones Unidas, y cuyo 50 Aniversario los hondureños hemos celebrado con la más viva complacencia y una renovada esperanza de que tales principios puedan conducirnos, efectivamente, a sociedades más justas y felices.

No podemos ocultar, Señor Presidente, Señores Delegados, que abrigamos el temor, compartido por muchos de los gobiernos aquí representados, de que un nuevo orden económico, inequitativo, sobredimensionado y globalmente omnímodo, que no tome en cuenta las realidades políticas y sociales de cada país y los propios procesos que nos han llevado a estos cambios tan vertiginosos, destruya toda posibilidad de desarrollo equitativo de cada hombre y cada pueblo, en la medida en que la globalización genere una excesiva concentración de poder en grandes y monstruosos consorcios, en vez de una solidaridad en el disfrute de los bienes y oportunidades de una nueva sociedad universal.

Globalización de la Etica 
O la Etica de la Globalización

Si estamos caminando hacia un mundo ideal, globalizado, fraterno, solidario y pacífico o hacia otras formas de tiranía, sumisión y crueldad, es cuestión que debemos plantearnos todos los que tenemos responsabilidades   públicas,  en   Honduras  y  en  cada rincón del planeta. En un mundo donde las fronteras ya no son las líneas divisorias entre países, sino más bien la amplitud proyectada a los contornos geográficos del planeta donde el alcance de las relaciones internacionales sólo tiene por límite la ambición y la imaginación del hombre, el planteamiento nos lleva a definir si vamos a la Globalización de la Etica o a Impulsar una ETICA DE LA GLOBALIZACION, a fin de que en la vorágine del crecimiento de capitales y de mercados no sucumban los valores éticos y morales del hombre, que han sido los pilares que han impedido que se derrumbe el edificio de esto que llamamos CIVILIZACION.

Se trata, en suma, de la gobernabilidad de las sociedades, pero sin perder las libertades que insuflaron el nacimiento de los Estados, ni los valores éticos que los han sostenido con vida, cobijados bajo conceptos eternos como la soberanía nacional, los derechos esenciales del hombre, la supervivencia del planeta y la autodeterminación de los pueblos.

Después de todo,  en la jerarquía de los valores que definen nuestras aspiraciones cimeras, el fin supremo de la sociedad y del Estado sigue siendo la persona humana, y el bien superior que buscamos alcanzar, no es ni crecimiento, ni desarrollo, ni globalización, sino, felicidad y bienestar.

Nuevo Rol de las Naciones Unidas

Es el momento, entonces,  de buscar alternativas como la necesidad de fortalecer las instituciones multilaterales con fondos preferenciales de apoyo al desarrollo, de aumentar la cooperación con miras a potenciar mayores oportunidades para quien más las necesita y reducir los espacios del desequilibrio, aproximando las distancias que separan al que tiene más del que menos tiene, de gobernar la globalización,  evitando que esta descargue  sus sacrificios en la mayoría de las naciones y concentre sus beneficios en unos pocas,  y de buscar mecanismos   adicionales   y   expeditos  de    alivio a la deuda externa, que está asfixiando a la mayoría de la humanidad.  Las Naciones Unidas deben convertirse en el foro adecuado para impulsar estas y otras iniciativas que se requieren para garantizar mejores condiciones para los países en desarrollo, como medidas inteligentes para afianzar la paz y la armonía universales.

Señor Presidente,
Señores Delegados:

Honduras, su pueblo y su gobierno, declaran su fe en las cualidades  superiores del hombre y en su capacidad para la esperanza y la fe en un destino mejor para toda la humanidad.   Estamos seguros que la unidad de todos los pueblos de la tierra en torno a los temas esenciales de la paz, la supervivencia del planeta, un sistema económico mundial más equilibrado y realmente abierto para todos, y la construcción de sociedades más justas, libres, seguras, seguirá siendo la razón de ser de las Naciones Unidas y su tarea más importante.   En ese empeño, Señor Presidente, Señores Delegados, pueden contar con el respaldo y la solidaridad de Honduras y de los demás Estados de América Central.

Muchas gracias.


Intervención de
SU EXCELENCIA DR. HUGO NOÉ PINO
Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de Honduras ante las Naciones Unidas en nombre de los Países Centroamericanos en la Segunda Comisión de la Asamble General de las Naciones Unidas, 
sobre el tema
91d: "La deuda Externa y el Desarrollo",
9 de octubre, 1998

Señor Presidente

Permitame felicitarlo por su merecida elección para presidir la Segunda Comisión durante el quincuagésimo tercer periodo de sesiones de la Asamblea General. Estamos  seguros  que  bajo  su  conducción,  nuestras deliberaciones  seran  exitosas  y productivas.   Mis felicitaciones se extienden a los demas miembros de la Mesa.

Señor Presidente

Tengo el honor de dirigirme a la Segunda Comisión en nombre  de  los  paises  del  Sistema  de  Integración Centroamericana: Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras,  Nicaragua,  Panama y Republica Dominicana, los cuales nos unimos plenamente a la declaración hecha  por  el  Grupo  de  los  77  y  China,  pero consideramos  importante  hacer  algunos  comentarios adicionales.

Los   paises   centroamericanos,   Señor   Presidente, estamos profundamente preocupados por el peso que el servicio  de  nuestras  deudas  externas  traen  a  la región.   Como es del  conocimiento de  la Asamblea General,  Honduras y Nicaragua permanecen entre los paises  de  bajos  ingresos  que  el  Banco  Mundial considera gravemente endeudados.

El   peso  de  la  deuda  externa   en  la   region centroamericana, limita seriamente nuestra capacidad de  seguir  e  intensificar  nuestros  programas  de reforma económica,  ajuste  estructural    y estabilización.   Al  mismo tiempo,  limitan nuestra capacidad de aliviar el costo social de estos.   El servicio de la deuda nos impide tener acceso pleno al mercado,  aumentar la eficiencia económica y reducir la  inflación.   Los problemas  de  la deuda  externa afectan  negativamente  nuestros    esfuerzos  de desarrollo,  en particular los de la erradicación de la  pobreza  y  la  atención  a  las  sectores  mas vulnerables de la población.

Al arriesgar el desarrollo y crecimiento económica de una  región,  también  se  compromete  el  crecimiento económico internacional, propicio, entre otras casas, a  adecuadas   relaciones   de   intercambio,  buenas practicas  camerciales  y  acceso  equitativo  a  los mercados y a la tecnologia.

Es  por  esto,  Señor  Presidente,  que  los  paises centroamericanos nos unimos de lleno a las labores de la Asamblea General y tratamos de crear un consenso internacional sobre las estrategias necesarias para reducir el endeudamiento de paises como los nuestros.

Por  nuestro parte,   los  paises  centroamericanos sentimos que hacemos grandes esfuerzos por cumplir lo que nos corresponde en la estrategia internacional para  prestar  asistencia  a  los  paises  seriamente endeudados.    Es  decir,  nosotros  hemos  adoptado programas de estabilización macroeconómica y reforma económica   con  el   apoyo  de  las   instituciones financieras multi laterales.

Sin embargo,  nos permitimos decir que la parte que corresponde a los acreedores no se esta cumpliendo con la urgencia que se merece.   Reconocemas que la situación  general  de  la  deuda  de  los  paises  en desarrollo ha mejorado desde que la Asamblea General comenzó a estudiar el problema en 1986.  Sin embargo, el  peso  de  la  deuda  externa  sigue  limitando  las posibilidades de crecimiento y desarrollo de un buen numero de paises en desarrollo.   Vale resaltar, que son precisamente los paises mas pobres lo que siguen sufriendo deudas en las cuales la relación entre el valor actual del servicio de la misma y el Producto Interno Bruto (PIB) es mas del 100%.  El servicio de estas cantidades trae un costo económico alarmante.

Como es conocido, el tratamiento de esta situación a nivel  internacional  es  manejada  a  travas  de  las acuerdos   alcanzados   por   el   Fondo   Monetario Internacional  y  el  Banco  Mundial  el  lo  que  se denomina  la  Iniciativa  para  los  Paises  Pobres Severamente Endeudadas (Heavily Indebted Poor Country Debt Initiative-HIPC).  Son ampliamente conocidos los mecanismos de alivia para optar a los recursos de estas instituciones, de los cuales se pueden resaltar los siguientes:  Primero, tener dos acuerdos de tres años con el Fondo Monetario Internacional en lo que se  denomina  la  Facilidad  de  Ajuste  Estructural Ampliados (ESAF), y segundo, los terminos de Napoles de acuerdo a los cuales el Club de Paris considera simultaneamente la reducción de la deuda bilateral para un alivio mayor.  Para optar en ambos casos, se han  establecido  parametros,   como  el  mencionado anteriormente, en cuanto a la relación de servicio de la deuda con el PIB y con el nivel de exportaciones.

Estos  criterios,  Señor  Presidente,  requieren  una revisión para asegurar que  no se hayan convertido en obstaculo a la aplicación de la Iniciativa en favor de los Paises Pobres Seriamente Endeudados se realice como  alternativa  que  ofrece  más  posibilidades  de lograr una solución duradera al problema de la deuda. Por ejemplo,  podemos preguntarnos si el periodo de seis años que requiere la iniciativa no constituye una barrera a una solución más expedita del problema. Es posible que en un periodo más corto los paises puedan  demostrar  su  compromiso  a  las  politicas correctas en el orden económico y asi puedan liberar sus escasos recursos para otras actividades.  En este sentido,  compartimas  las  preocupaciones  expresadas por los  paises  africanos  al  respecto.    Al mismo tiempo,  es  importante  analizar  que  criterios  se utilizan para determinar la denominada "viabilidad" de la deuda y si los mismos son compartidos por las autoridades nacionales.

En resumen, Señor Presidente, la preocupación de los paises centroamericanos es que ante los niveles de pobreza  de  nuestros  paises,   los  cuales  hacen imperativa la canalización de recursos a programas sociales,  particularmente en las areas de salud y educación,   existan   criterios   burocráticos   que artificialmente retrasen los tan necesarios alivios a la deuda externa.

Un  ultima  elementa  sobre  el  cual  vale  la  pena profundizar,   y  que  esta  en  discusión  a  nivel internacional en estos momentos,  es si el contenido de los programas de ajuste estructural ha solucionado los  problemas  enfrentados  o  los  ha  exacerbado. Politicas contraccionistas, que tienden a reducir el crecimiento en aras de estabilización, se encuentran bajo  fuerte  escrutinio  en  los  paises  de  ingresos medios  y  cabria  preguntarnos  si  esto  también  es aplicable   para   los   paises   pobres   severamente endeudados.
 

Señor Presidente

Como lo expresamos al inicio de nuestra intervención, no queremos desconocer los avances importantes que se han dado en el tratamiento de la deuda externa a nivel internacional.   Nuestro animo es señalar que para un grupo importante de paises, entre los cuales se  encuentran  dos  centroamericanos,   Honduras  y Nicaragua,  el problema de la deuda sigue siendo un obstaculo   importante   a   las   posibilidades   de crecimiento económico y a la preparación de nuestros paises  para  su  participación  en  el  proceso  de globalización.     Es  por  ello,   que  consideramos necesario  que  la  Segunda  Comisión  mantenga  su discusión sobre estos puntos y que juntos encontremos las avenidas de acuerdo que nos lleven a soluciones efectivas para nuestro pueblos.


Discurso de 
S.E. SR. HUGO NOÉ  PINO
Embajdor, Representante Permanente de Honduras ante la Organizacion de las Naciones Unidas, en ocasión de la Presentación de la Resolución
"Asistencia de Emergencia a Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panama" en el Seno de la Quincuagésima Tercera Asamblea General de la ONU,
2 de noviembre de 1998

SR. PRESIDENTE:

Permitame, en primer lugar, agradecer la oportunidad de poder presentar ante la Asamblea General la situación de emergencia que vive Centroarnénca como resultado de los efectos negativos del huracán Mitch. Belice, Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panama han sentido las fuerzas destructoras de la naturaleza y las pérdidas humanas y materiales son considerables.

En estos momentos de muerte, angustia y tristeza, nuestras sociedades se movilizan para ayudar a miles de compatriotas en las labores de rescate y asistencia. Ese espiritu de solidaridad se ve fortalecido y aumentado cuando la comunidad internacional acude en nuestro auxilio y respaldo. Apelamos a la solidaridad propia de los países de las Naciones Unidas para que tanto los órganos e instituciones, así como los naciones bilateralmente nos brinden el apoyo necesario para superar la tragedia que nos abate.

SR. PRESIDENTE:

La expresión figurativa de estar en el "ojo del huracan" se transformó en una dolorosa realidad para Honduras. Hasta el momento, y considerando la imposibilidad de hacer una evaluación más completa de la situación, en Honduras se han reportado no menos de 300 muertes, un numero inconcluso de desaparecidos, y 250,000 personas que han dejado sus casas, con cifras de damnificados que ascienden a más de 1 millón de personas. Cornunidades enteras se encuentran incomunicadas por las inundaciones, ya que 50 rios se han salido de sus cauces, causando los daños más severos que se recuerde en la historia del país. Estas cornunidades carecen de alimentos, agua potable y medicinas y atraviesan una situación dramatica.

La zona más afectada por el huracán es la costa atlantica en donde se concentra la palte más importante de la actividad económica ya que genera cerca del ó0% de la producción nacional
y 80% de la producción exportable. Esta región se encuentra totalmente paralizada con enormes daños humanos y materiales que requerirán de asistencia a corto, mediano y largo plazo.

En Nicaragua al menos 180,000 personas se encuentran sin provisiones básicas, no menos de 1,500 han muerto y miles se consideran desaparecidas. 172 comunidades están aisladas y 5,066 casas han sido destruídas. En El Salvador las perdidas humanas y materiales también son inmensas, al menos 100 han fallecido y 127,000 están damnificados. En Belice, miles de personas han sido evacuadas ante la alerta emitida por las autoridades nacionales. En Panamá se reportan 8,200 damnificados y un muerto en la zona del Darién. En Costa Rica, 7 personas se han reportado muertas, 3,500 han resultado damnificadas y 2,0ó4 han tenido que buscar refugio en lugares seguros. Al mismo tiempo se reportan cuantiosos daños en infraestructura y en cultivos en las provincias de Guanacaste y Puntarenas.

Como se podrá apreciar, la magnitud de los daños en la región es considerable y las tareas por delante inmensas. Pese a nuestra tristeza, el caracter y la entereza de nuestros hombres, nuestras mujeres, y nuestros niños y niñas harán posible la reconstrucción, rehabilitación y la cooperación generosa de la comunidad internacional, que llegará a complementar nuestros esfuerzos. Como lo señalara el Sr. Presidente de Honduras, Ing. Carlos Roberto Flores, la semana pasada, nuestras naciones estan movilizadas y en pie de trabajo, "Dios nos ayude y nos bendiga, Dios escuche nuestras oraciones, no estamos solos, estamos unidos y fraternalmente solidarios, la comunidad internacional esta junto a nosotros, solicita y amiga, brindándonos el complemento de nuestros propios esfuerzos y de nuestros propios recursos."

Por todo lo anterior, Señor Presidente, me permito presentar el proyecto de resolución
A/S 2/L.17, para su consideración en esta Asamblea, en nombre de los siguientes
patrocinadores: Belice, Costa Rica, Republica Dominicana, El Salvador, Guatemala,
Honduras, Israel, Nicaragua, China, Colombia, Brasil, Ecuador, Guyana, India, Italia,
Jamaica, Mexico, Panama, Uruguay, Venezuela, Grecia, España, Senegal, Chipre y Canadá.

Me permito informar que la resolución A/53/L.17, ha sido modificada para incluir a El Salvador en la lista de países afectados y el ultimo párrafo ahora lee:

"Pide también al Secretario General que informe a la Asamblea General, en relación con el tema 20 del programa, por medio del informe que presente a la próxima serie de sesiones del Consejo Económico y Social dedicada a las cuestiones humanitarias, sobre las actividades de colaboración a que se hace referencia en párrafo 4 supra y sobre los progresos logrados en las actividades de socorro, rehabilitación y reconstrucción de los paises afectados."

Muchas Gracias.
 


Intervencion del
Asesor de la Presidencia
de la Republica de Honduras
SU EXCELLENCIA IVÁN ROMERO MARTÍNEZ
Ante el Vigésime Período Extraordinario de Sesiones
de la Asamblea General sobre el Problema Mundial
de las Drogas
9 de junio de 1998

Señor Presidente, Señor Secretario General, 
Excelencias, Señores y Señoras:
 

Tengo el honor de expresarle, en nombre del Gobierno de Honduras, mis sinceras felicitaciones por presidir con éxito este período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, dedicado a examinar la lucha contra la producción, la venta, la demanda, el tráfico y la distribución ilícitos de estupefacientes y sustancia sicotrópicas y actividades conexas y a proponer nuevas estrategias, metas, actividades prácticas y medidas concretas a fin de fortalecer la cooperación internacional para hacer frente al problema del uso indebido y trafico ilícito de drogas. 

Mi país felicita a la Comisión de Estupefacientes, que ha actuado como órgano preparatorio de esta Asamblea, por el excelente trabajo realizado y la elaboración de importantes documentos que estamos seguros constituirán, lineamientos valiosos para nuestras deliberaciones.

De igual manera mi país reconoce ésta iniciativa altamente positiva del Excelentísimo Señor Presidente de México, Don Ernesto Zedillo, que nos permite hacer un enfoque global e integral de éste flagelo que ronda por los confines del orbe.

El Plan de Gobierno de la Nueva Agenda de Honduras--del Nuevo Gobierno de Honduras--propugna con urgencia por un cambio profundo que permita al ciudadano el derecho de ser protagonista del desarrollo nacional y de su destino y elevar así, la grandeza de la patria y su propio bienestar económico, social y espiritual.  Por ello, consientes que la salud ciudadana, la niñez, la juventud, el fortalecimiento del sistema de derecho y de las instituciones públicas, se ven amenazados a nivel mundial por el narcotráfico y delitos conexos como el tráfico ilícito de armas y el blanqueo de dinero, Honduras también promueve activamente la cooperación y acción internacional, que junto a las estrategias nacionales, reduzcan tanto la oferta como la demanda de estas sustancias criminales que envenenan las conciencias y destruyen la salud y aspiraciones de millares de personas en el mundo entero.  Con ese propósito el Plan de Gobierno de la Nueva Agenda contempla:

a.) Apoyar las organizaciones legales establecidas internamente, con medidas que las fortalezcan para la prevención y el combate de dicho mal.
b.) Desarrollar programas de información a la población para prevenirla e incorporarla a la lucha contra el narcotráfico y consumo de drogas.
c.) Promover reformas a las leyes existentes para endurecer las penas a los delitos relacionados con las drogas y para dotar de mayores facultades legales las instituciones que las combaten.
d.) Emitir una legislación especial que incorpore las actividades bancarias y financieras y sus entidades empresariales en el control, la detección y denuncia de transacciones sospechosas de blanqueo de dinero.
e.) Con pleno resguardo a la soberanía nacional se conciertan acciones internacionales conjuntas con países amigos, para requerir asistencia y apoyo a las actividades nacionales de combate al narcotráfico.  Asimismo, el país apoyara todas las iniciativas concertadas en el ámbito internacional para combatir este flagelo.


Señor Presidente

El Gobierno de Honduras reitera que comparte los esfuerzos de la comunidad internacional en la lucha contra la producción, distribución y consumo de las drogas.  En este sentido, el Gobierno de Honduras, ha sido de los gobiernos signatarios de las tres convenciones aprobadas por las Naciones Unidas.  En julio de 1997, conjuntamente con los gobiernos de seis países centroamericanos, Honduras firmó una convención contra el blanqueo de dinero, con miras a combatir el narcotrafico. 

En la recién pasada Cumbre Presidencial de Santiago de Chile, nuestro Presidente, con el resto de los presidentes asistentes, adoptaron un plan que determina acciones concretas, a ser ejecutadas en los próximos años, para combatir las drogas, bajo la dirección de la Comisión Interamericana  para el Control del abuso de las Drogas (CICAD), órgano técnico especializado de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El nuevo gobierno de Honduras se ha comprometido seriamente a combatir este mal y sigue adoptando medidas necesarias, incluida la legislación para castigar los delitos relacionados con la droga, el fortalecimiento del sistema jurídico, la cooperación con otros países en las actividades de fiscalización, la adhesión a los instrumentos jurídicos internacionales pertinentes, y las campañas a desarrollar necesarias que alejen a nuestro pueblo, a todos por igual, de estas sustancias que destruyen vidas, comunidades, esperanzas e ilusiones.
 

Señor Presidente

La República de Honduras valora altamente las resoluciones y decisiones propuestas por la comunidad internacional en esta sesión especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas dedicada al problema mundial de las drogas.  De acuerdo con lineamientos internacionales en la lucha contra el flagelo de las drogas, como uno de los mayores problemas del mundo actual, la República de Honduras ve con simpatía la Declaración Política en esta sesión especial y comparte los términos del documento:  Primero, que todos los ciudadanos de todos los países del mundo resulten beneficiados de igual manera por las políticas y acciones anti-drogas.  Segundo, que a la juventud se le proteja del uso de estupefacientes.  Tercero, que se proporcionen los recursos necesarios para la rehabilitación de aquellos individuos que hayan caído en el uso de los narcóticos.  Cuarto, que se exhorte a los organismos internacionales a incluir en sus programas, acciones determinantes en la lucha contra las drogas.  Quinto, que se establezcan internacionalmente, acciones contra la violencia, los grupos terroristas y la delincuencia organizada, que producen, trafican y venden drogas prohibidas. Sexto, que se exhorten en cada país a las comunidades sociales para que aporten su ayuda en la lucha contra las drogas ilícitas.

Particularmente, Honduras apoya los objetivos, propósitos y metas concretas que se han determinado para los años venideros, en relación con los programas anti-drogas.  No más dolor y llanto en el mundo, no más familias destruidas, no más sociedades contaminadas, no más dinero maldito.  Todos juntos en una lucha contra las drogas que amenazan la salud y el bienestar del genero humano, la independencia de los estados, la estabilidad, la democracia, la estructura de nuestras sociedades y la dignidad de millares y millares de seres humanos.

Señor Presidente, Señores Delegados:

Honduras aspira a un mundo con paz para todos y sin drogas para todos. 

Muchas Gracias.

 


[Home] [Speeches] [Staff] [Info & Links] [Spanish] [Email]

This website is operated and maintained by the Permanent Mission
of Honduras to the United Nations. To contact us, send  e-mail, or
telephone us at (212) 752-3370, or fax us at (212) 223-0498


 
 
 
 
 
 
 
 
 

Copyright 1999
Tubilleja.com